Hombres de mierda

Queridas compañeras en esto de ser mujer en la vida, hoy quiero dejaros una lista con algunos de los hombres que no valen una mierda. En adelante HDM (Hombres de mierda). Y es que a veces cuando una está inmersa en una pseudorelación no sabe si va a ser demasiado dura y mala persona mandando al susodicho a tomar por saco. Por cierto, si estás dudando.. posiblemente lo deberías haber mandado ya. De nada.

Cara mientras se está detectando al HDM

El que está muy ocupado y ya te avisa si va a poder quedar o no. Mira cielo, se me ha pasado dos veces la cita de la revisión del médico, porque NO ME DA LA VIDA. ¿¿¿Y vas a venir tú a decirme que estás más ocupado que yo??? No, yo soy la que no va a hacer un hueco para quedar contigo.

El que no te da like a nada en FB y no te felicita por redes sociales en tu cumpleaños, ni sube fotos juntos PERO LUEGO sí lo hace con sus amigos, otras amigas, familia etc. A ver señoritas, hay una diferencia ABISMAL entre no usar redes sociales y no usar las redes sociales CONTIGO.

El que nunca tiene dinero pero siempre está de cervezas con los amigos. No tiene dinero porque sabe que tú si tienes dinero y se quiere aprovechar de ti. NI MÁS NI MENOS.

El que te va dando lecciones. Éstos son mis preferidos. Es el que te dice que te vendría bien ir al gimnasio y él es más feo que pegarle a un padre con un calcetín sudado. El que te dice que pases la fregona después de ducharte y tiene su casa hecha una mierda. El que es un inculto que no sabe ni escribir bien pero te dice que tú no hablas perfecto inglés. Un gilipollas vamos.

El que tiene mucho morro. De estos hay en abundancia. Es el típico bien queda que no te va a decir nada porque a él le viene mejor seguir con su marcha, pero por supuesto hace lo que le da la gana, que para eso no te ha dicho nada. Con estos lo mejor es imitarlos y comportarte con ellos también con mucho morro. Con suerte lo harás mejor que él, porque tampoco suelen ser muy listos.

El que practica en exceso el YOISMO. Yo tengo una moto, y me voy a comprar otra mejor, yo hoy salgo con mis amigos, yo hoy estoy cansado, mira lo que he hecho yo y mira todo lo que haré. Yo estoy muy guapo y las mujeres me miran, yo soy un buen partido. A estos es mejor demostrarles que vale, pero que YO paso de ti.

Cara después del HDM

Y seguro que hay más HDM pero no quiero haceros el cuento largo. ¿Y vosotras? ¿Habéis conocido a muchos? ¿Fuisteis claras y rotundas en la decisión de abandonarlos?

Besitos a todas 🙂

No soy mala, es que el mundo me ha hecho así.

Hace años leí en una revista un reportaje a la gran Madonna. El título me impactó, decía “No soy mala es que el mundo me ha hecho así”. Por aquellos entonces yo no era una mujer de mundo y desde luego estaba muy lejos de ser mala al estilo que predicaba Madonna.

madonnamala

Algunos años después y tras haberme llevado algunos sofocones que resultaron ser completa y absolutamente innecesarios he llegado a la conclusión de que igual no merece la pena ir por la vida con una aureola en la cabeza. Y es que ser mala al estilo mujer fuerte del siglo XXI tiene muchas ventajas. Y no me estoy refiriendo a ir por la vida haciendo daño a los demás. El primer mantra que debe tener una mujer mala con aquellos que la hirieron es: “Yo no soy como tú, yo soy mejor”. Por tanto nunca será desconsiderada, maleducada, egocéntrica ni soberbia.

Seguir leyendo

Volviendo contigo

Había olvidado cómo te brillan  los ojos. Lo sincera que es tu mirada. Tenía muchas ganas de volver contigo.

micomienzo1

Seguir leyendo

Treinta cosas que aprendí antes de los treinta

La vida es divertida, no podemos volver atrás pero siempre podemos hacerlo mejor. Y es que si algo he aprendido es que mientras hay vida, hay oportunidades. Cuando uno cambia de década, no se puede evitar recapitular lo que la vida te enseñó, y los treinta es un buen momento para ello. Aquí dejo algunas reflexiones que aprendí a veces sin querer aprender.

vida

Seguir leyendo

Te necesitas a ti

¿Qué necesitas para ser la mujer con la que siempre soñaste? Tenemos vaqueros de marca. Hemos encontrado la máscara de pestañas perfecta y no nos importa habernos gastado  25€. Pagamos la cuota del gimnasio o del masajista porque queremos estar bien. Porque queremos tener salud y estar guapas. Pero luego tenemos miedo. La inseguridad nos lleva a pensar que no podemos conseguir nuestros propósitos, o lo que es peor, que ni siquiera podemos tener la osadía de intentar lograrlos.

superwoman

Seguir leyendo

Los sobrados

El mundo está plagado de ellos. Crecen como las setas con las lluvias de otoño. Llegan con sonrisa de conquistador e intenciones camufladas. Parecen príncipes azules y son caraduras Nivel Premium. Son los sobrados, los tíos buenorros, híper seguros de sí mismos  y difíciles de mantener a tu lado. Sí. Son los tíos que nos encantan a todas. Esos que te da un golpe el corazón cuando ves su nombre en el whatsapp. ¿Estás preparada para ellos?

mi sobrado

Seguir leyendo

Treintañeras

De pequeñas jugábamos a la casa de la Barbie. Creíamos que un príncipe nos salvaría cuando fuésemos mayores como pasaba en la peli de la Bella y la Bestia. Hasta una leona como Nala vivía una historia de amor increíble en el Rey León. Metíamos la cinta VHS en el vídeo todos lo días y nos inyectábamos en vena el cuento mientras nuestros padres se echaban la siesta.

Ahora llevamos los zapatos con los que antes soñábamos. Hemos cambiado a Bella por Carrie. Nos dimos cuenta que teníamos que escribir nosotras nuestro cuento. Que nadie iba a venir a salvarnos. Que el que te está salvando hoy, pueda que decida no seguirlo haciendo mañana.  Que teníamos que ser fuertes para viajar solas por el camino de la vida. Que teníamos que aceptar que las cosas no son siempre como queremos ni como merecemos.

mujer-alfa-estas-son-sus-carac-jpg_626x0

Seguir leyendo

Aprende a luchar y aprende a perder

Nos enseñan que tenemos que esforzarnos por todo. Que tenemos que luchar. Si no lo intentas no lo vas a conseguir, si no luchas por tus sueños, jamás se cumplirán. En el colegio nos dicen que tenemos que sacar buenas notas,tus padres que tienes que ir a la universidad, conseguir un buen trabajo o sacar una oposición. Cuando queremos algo, mientras vemos oportunidad de conseguirlo, vamos detrás de lo que ansiamos, ¿cómo íbamos a desistir? Eso no puede ser, porque yo no quiero ser una fracasada.

mujer_alfa

Nadie nos dijo nada de qué pasa cuando después de haberlo intentado todo, de haber luchado, finalmente fracasas. Nadie nos enseñó a perder. Y sin embargo, perder con dignidad, aprender de ello y salir fortalecido es una lección de vida tan importante como puede ser inculcar el esfuerzo y la fortaleza. No me estoy refiriendo al fracaso producido por la falta de constancia, por la vagancia o por la dejadez. No. Me estoy refiriendo a que a veces, aún habiéndonos dejado la vida, los resultados no han sido satisfactorios por causas completamente ajenas a nosotros. Puede suceder, y de hecho sucede muy a menudo, que somos despedidos de un trabajo injustamente por motivos económicos o por gente a la que no caíamos bien, que nuestra pareja nos abandona a pesar de haberlo querido con todo el alma, que alguien a quien admiramos nos engaña, etc…

Seguir leyendo

La idealización y otros pecados

A ver si os suena familiar esto. Conoces a un chico, habláis un rato y hay intercambio de teléfonos. Al día siguiente empiezan las charlas por WhatsApp  y todo parece ir bien, tú tienes ganas de quedar pero tampoco te mueres. Total, porque te ibas a morir si el tío se ve que quiere verte, si la situación va sobre ruedas. Este es el momento en el que te crees la Reina de Saba.

Después de unos días llega el momento de la Cita. Qué bien. Después del ritual normal de maqueo (depilación, maquillaje, ropa bien repensada pero que parezca casual…) te encuentras con el chico. Primer vistazo: “Bueeeeeeno tampoco es tan alto” piensas tú……. “está bien, pero tampoco para tirar cohetes“, “parece majete“, “la boca regular“, “vamos a ver qué pasa“. Unas copas, charla amena y después os liáis, fornication o no fornication no es el tema que nos ocupa ahora, es indiferente para lo que pasará después.

Al día siguiente te sientes bien. La cita te gustó y controlas la situación. Si te dice de quedar otra vez ya tú ves si eso y te lo piensas, porque hoy tienes cosas que hacer y quieres descansar y mil historias :).  Vamos que te vas a hacer de rogar porque no estás tú para tonterías. Hoy ya es sábado, quedasteis viernes noche así que hoy DEBERÍA ESCRIBIR si tiene interés.. que está claro que seguro tiene.

El día va avanzando y ya son casi las 10 de la noche, ……ehhhhh….. y todavía no ha escrito. ¿Porqué? ¿Será que no le gusté tanto? Tu autoestima empieza a caer. ¿¿¿¿¿Dónde coño está la reina de Saba????

800px-Vivien_Leigh_Gone_Wind_Restaured-630x462

Unos días después se puede empezar a producir un proceso MUY peligroso. Resulta que el chico era guapo, y te  hacía sentir especial, y… podíamos volver a quedar hoy. Es que no sé porque no volvemos a quedar hoy si ya quedamos el otro día y a los dos nos gustó mucho. Es que era taaaaaaan guapo, y tenía los brazos taaaaaan fuertes. Y lo que también se suele pensar en este momento es: “Después de haber conocido a esos tíos tan malos, que no me valoraban nada, por fiiin encontré a este que es mucho mejor y es ideal para mi“. Por favor, PARA. Cuando empieces así, para de pensar, porque es que ya no te acuerdas que no te gustó tanto cuando lo viste la primera vez. Y ahí comienza el problema que te va a quitar el sueño LA IDEALIZACIÓN. Seguir leyendo

Freud sabía lo que decía. Amor e Indiferencia.

Freud sabía de qué hablaba cuando escribía que lo contrario del amor no es el odio, sino la indiferencia. Todo lo que nos despierta un sentimiento, aunque sea aversión, es importante para nosotros. No se puede odiar lo que no te remueve por dentro de una forma u otra.

Cuando el amor se acaba, y se acaba de verdad, jamás deja odio, lo que deja es olvido, desgana, la más absoluta indiferencia. Ni te quiero, ni te odio. No eres nada para mi. No me gustas, ni tampoco te aborrezco, tu presencia me resulta indiferente ¿existe algo más frustrante para el que quiere seducir?

niña-enfadada

El amor y el odio no son más que dos caras de una misma moneda. Por eso se dice que del amor al odio hay un paso. Cuando un sentimiento es muy fuerte, muy visceral, puede evolucionar hacia otras sensaciones, pero si sigue habiendo efectos, aún sigue ahí. En situaciones de desamor no es tan raro preguntarse a veces si se quiere o se odia a esa persona.

Seguir leyendo